Unges mi cabeza. Dia 20.

Unges mi cabeza. Dia 20.

Ayuno, renovando la mente

Devocional día 20

Salmo 23

23:1 Jehová es mi pastor; nada me faltará.
23:2 
En lugares de delicados pastos me hará descansar;
Junto a aguas de reposo me pastoreará.
23:3 Confortará mi alma;
Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
23:4 Aunque ande en valle de sombra de muerte,
No temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo;
Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.
23:5 Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores;
Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.
23:6 Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida,
Y en la casa de Jehová moraré por largos días.

 

El señor hace un énfasis especial en la frase, Unges mi cabeza con aceite, y con respecto al tiempo de ayuno renovando la mente, quiero hacer el mismo énfasis en esto. Señor unge mi cabeza con aceite.

 Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando.

Las ovejas al estar expuestas a la naturaleza son propensas a ser lastimadas, pero mas ellas que cualquier otro animal, las ovejas son picadas por insectos y luego la picadura se infecta, también las piedras del camino, los cactus, los cardos, las espinas, etc. Las ovejas se lastiman fácilmente, y los pastores tienen la responsabilidad de sanar a sus ovejas, cuidarlas, etc.

Los pastores aplicaban o aplican aceite sobre la cabeza, y en las patas de las ovejas, las ungían. Ungir tiene varios significados o definiciones,

  • dashén; Prosperar, confortar.
  • Suk : Embadurnar.
  • Mashákj: consagrar;—elegir.
  • Cuando los pastores ungían a sus ovejas lo hacían con un propósito triple, pero hoy nos enfocaremos, en el primero:

Las ungían para Proteger, (repeler de los insectos).

Cuando hablamos de la cabeza, automáticamente pensamos en la mente humana, la mente, el lugar donde se realiza la batalla, el lugar donde se depositan las ideas, que dan a la luz los pensamientos y luego las acciones, la fabrica de los pensamientos. Y es la mente precisamente la que Dios promete ungir con aceite.

Efesios 4:22-24

22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

Los insectos en el verano, las moscas específicamente, buscan lugares húmedos para plantar sus larvas en las ovejas. A cuantos nos molestan las moscas los mosquitos? ¡A todos!, pero muy rara vez nos causan la muerte. Para las ovejas es cuestión de vida o muerte.

Las moscas buscan las partes blandas y húmedas de la oveja, sus fosas nasales. Si logran depositar sus huevos en la membrana blanda de la nariz de la oveja, los huevos se convierten en larvas con forma de gusano que vuelven locas a las ovejas.

Cuando aparece un enjambre de moscas, las ovejas entran en pánico; corren. Se esconden, Agitan la cabeza de arriba abajo durante horas. Se olvidan de comer. No pueden dormir. Los corderitos dejan de mamar y dejan de crecer. Todo el rebaño puede dispersarse y perecer por la presencia de unas pocas moscas.

Por esta razón el pastor unge a la oveja. Le cubre la cabeza con un repelente hecho de aceite. El olor del aceite impide que los insectos se acerquen y los animales permanecen en paz.

Es interesante notar, que cuando se habla de moscas, en la biblia se hace referencia a un Demonio o dios pagano llamado baal belcebú.

Un pastor explica: «Para aliviar esta torturante molestia, la oveja deliberadamente golpea su cabeza contra los árboles, rocas, postes o arbusto … En casos extremos de intensas plagas, la oveja puede matarse en un esfuerzo frenético por hallar alivio».

Los pensamientos muchas veces son como moscas que sobre vuelan nuestra mente, pero ahora sabemos que el Señor es nuestro pastor y el unge nuestra cabeza con aceite. Muchas veces nos llenamos de frustración ante la constante ráfaga de pensamientos incorrectos, por que tratamos infructuosamente de resistirlos, pero el señor nos promete llenar nuestra mente con su aceite tipo del Espíritu Santo, entonces las moscas, los pensamientos incorrectos son repelidos.

Oremos.

Señor los pensamientos incorrectos vienen en ocasiones como enjambres de moscas, con el objetivo de llevarnos a la locura, A obrar sin cordura, pero tu eres Jehová mi pastor, nada me faltara, y se que estas renovando mi mente en un proceso lento pero eficaz. Gracias Señor por ungir mi cabeza y cambiar mis pensamientos incorrectos por pensamientos de bendición. En el nombre de Jesús amen.