Comanda tu vida con gozo. Día 18

Comanda tu vida con gozo. Día 18

Ayuno, renovando la mente

Devocional día 18

 

Daniel 2:20-23

20 Y Daniel habló y dijo: Sea bendito el nombre de Dios de siglos en siglos, porque suyos son el poder y la sabiduría. 21 El muda los tiempos y las edades; quita reyes, y pone reyes; da la sabiduría a los sabios, y la ciencia a los entendidos. 22 El revela lo profundo y lo escondido; conoce lo que está en tinieblas, y con él mora la luz. 23 A ti, oh Dios de mis padres, te doy gracias y te alabo, porque me has dado sabiduría y fuerza, y ahora me has revelado lo que te pedimos; pues nos has dado a conocer el asunto del rey.

Regla #2: Comprende que los momentos duros no durarán para siempre.

He oído a muchas personas que viven en partes del mundo donde hay cuatro estaciones, hablar sobre lo mucho que disfrutan del invierno, la primavera, el verano y el otoño. Les gusta la variedad y la belleza, cualidades y oportunidades únicas de cada estación. La Biblia nos dice que Dios mismo cambia los tiempos y las estaciones. Las estaciones cambian; esto es cierto en el mundo natural y es cierto con respecto a las estaciones de nuestras vidas. Significa que los momentos difíciles no durarán para siempre. Puede que tengamos días “off”, semanas difíciles, meses malos, o hasta un año que parezca tener más que su parte correspondiente de problemas, pero cada experiencia difícil llega a su fin. Algunas de las situaciones difíciles en que nos encontramos parecen continuar por demasiado tiempo. Cuando eso sucede, normalmente somos tentados a tener pensamientos incorrectos de queja o a desanimo.

Santiago 1:2-3

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas, sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia.

Necesitamos ajustar nuestras actitudes y pedir a Dios que nos enseñe algo valioso a medida que proseguimos en la situación que afrontamos. Según Santiago 1:2-3, Dios utiliza las pruebas y la presión para producir FRUTOS DE JUSTICIA en nuestras vidas. Él siempre quiere bendecirnos. A veces, sus bendiciones llegan mediante circunstancias inesperadas que podemos considerar muy difíciles, pero si mantenemos una actitud de fe en medio de esas situaciones, podremos ver a Dios obrar. Si estás atravesando un tiempo difícil en este momento, permite que te recuerde que este probablemente no sea el primer desafío que hayas afrontado jamás. Sobreviviste al último (y probablemente aprendiste algunas lecciones valiosas después de evaluarlas) y sobrevivirás también a este. Tus pruebas son temporales; no durarán para siempre. Mejores días vienen en camino. Santiago nos dice que tengamos por sumo gozo, ¡tengamos! Es una palabra en el griego ἡγέομαι jeguéomai y significa: dirigir, comandar, estimar, considerar: creer, dirigir, entender, guiar. En otras palabras se nos esta diciendo que cuando estemos en pruebas, dirijamos, guiemos, comandemos nuestros pensamientos en sumo gozo. Entonces dejemos de dirigir nuestras mentes en la vanidad de nuestro viejo hombre, que esta viciado de enojo, frustración, maldad etc. y despojémonos de todo peso y de pecado que nos detiene, estanca y hace errar al blanco.

Efesios 4:21-32.

22 En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que está viciado conforme a los deseos engañosos, 23 y renovaos en el espíritu de vuestra mente, 24 y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad. 25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo;porque somos miembros los unos de los otros. 26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis lugar al diablo. 28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. 29 Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. 30 Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Oremos:

Padre celestial, ayudame a entender que la vida cristiana es una vida de decisiones constantes, y que todos los días debo decidir en cual de mis pensamientos asiento mi caminar, para seguir construyendo mi familia, amistades, compañeros etc. No importa si es invierno o verano, Dios, tu mudas los tiempos, tu quitas y pones, Que haya en mi siempre el mismo sentir que hubo en cristo, que pueda tener una mente renovada, una mente espiritual que se incline con firmeza, a pensar siempre en tu voluntad, hoy dirijo (jeguéomai), comando mi mente a pensar con gozo, a pensar tu palabra, ayúdame a tener una mente bíblica, te lo pido en el nombre de Jesús, amen.